Ciclo Formativo Higiene Bucodental

Salud bucodental y la salud general

salud bucodental y salud general

Salud bucodental: una ventana a nuestra salud general

Nuestra salud bucal es más importante de lo que creemos. A continuación os mostramos cómo la salud de nuestra boca, dientes y encías puede afectar a nuestra salud general.

¿Sabías que nuestra salud bucodental ofrece pistas sobre nuestra salud general, o que los problemas en nuestra boca pueden afectar al resto de nuestro cuerpo?

Debemos protegernos aprendiendo más sobre la conexión entre nuestra salud bucal y nuestra salud general.

¿Cuál es la conexión entre la salud oral y la salud general?

Al igual que otras zonas del cuerpo, nuestra boca está llena de bacterias, en su mayoría inofensivas. Pero la boca es el punto de entrada a nuestro tracto digestivo y respiratorio, y algunas de estas bacterias pueden causar enfermedades.

Normalmente, las defensas naturales del cuerpo y el buen cuidado de la salud bucal, como el cepillado diario y el uso de hilo dental, mantienen las bacterias bajo control. Sin embargo, sin una higiene bucodental adecuada, las bacterias pueden alcanzar niveles que pueden conducir a infecciones orales, como caries y enfermedades de las encías.

Además, ciertos medicamentos, como descongestionantes, antihistamínicos, analgésicos, diuréticos y antidepresivos, pueden reducir el flujo de saliva. La saliva elimina los alimentos y neutraliza los ácidos producidos por las bacterias en la boca, lo que ayuda a protegerlo de los microbios que se multiplican y provocan enfermedades.

Los estudios sugieren que las bacterias orales y la inflamación asociada con una forma grave de enfermedad de las encías (periodontitis) podrían desempeñar un papel en algunas enfermedades. Y ciertas enfermedades, como la diabetes y el VIH / SIDA, pueden disminuir la resistencia del cuerpo a las infecciones, haciendo que los problemas de salud bucal sean más graves.

¿Qué condiciones pueden estar vinculadas a la salud bucodental?

Nuestra salud bucal puede contribuir a diversas enfermedades y afecciones, que incluyen:

  • Endocarditis. Esta infección del revestimiento interno de las cámaras o válvulas del corazón (endocardio) generalmente ocurre cuando las bacterias u otros gérmenes de otra parte de su cuerpo, como la boca, se propagan a través del torrente sanguíneo y se adhieren a ciertas áreas del corazón.
  • Enfermedad cardiovascular. Aunque la conexión no está demostrada completamente, algunas investigaciones sugieren que las enfermedades cardíacas, las arterias obstruidas y los accidentes cerebrovasculares pueden estar relacionados con la inflamación y las infecciones que pueden causar las bacterias orales.
  • Embarazo y complicaciones de nacimiento. La periodontitis se ha relacionado con el parto prematuro y el bajo peso al nacer.
  • Neumonía. Ciertas bacterias en la boca pueden introducirse en los pulmones, causando neumonía y otras enfermedades respiratorias.

Ciertas condiciones también pueden afectar a nuestra salud bucodental, que incluyen:

  • Diabetes. Al reducir la resistencia del cuerpo a las infecciones, la diabetes pone en riesgo las encías. La enfermedad de las encías parece ser más frecuente y grave entre las personas que tienen diabetes.

La investigación muestra que las personas con enfermedad de las encías tienen más dificultades para controlar sus niveles de azúcar en la sangre. La atención periodontal regular puede mejorar el control de la diabetes.

  • VIH / SIDA. Los problemas orales, como las lesiones dolorosas de la mucosa, son comunes en personas con VIH / SIDA.
  • Osteoporosis. Esta enfermedad que debilita los huesos está relacionada con la pérdida de hueso periodontal y la pérdida de dientes. Ciertos medicamentos utilizados para tratar la osteoporosis conllevan un pequeño riesgo de daño a los huesos de la mandíbula.
  • Enfermedad de Alzheimer. El empeoramiento de la salud oral se observa a medida que progresa la enfermedad de Alzheimer.
    Otras condiciones que podrían estar relacionadas con la salud oral incluyen trastornos alimenticios, artritis reumatoide, ciertos tipos de cáncer y un trastorno del sistema inmunitario que causa sequedad de boca (síndrome de Sjogren).

Debemos informar a nuestro dentista sobre los medicamentos que tomamos y sobre los cambios en nuestra salud general, especialmente si hemos estado enfermos recientemente o si tenemos una afección crónica, como diabetes.

¿Cómo puedo proteger nuestra salud bucodental?

Para proteger nuestra salud bucal, debemos practicar una buena higiene bucal diariamente.

  • Cepíllarnos los dientes al menos dos veces al día con un cepillo de cerdas suaves con pasta dental con flúor.
  • Usar hilo dental a diario.
  • Usar enjuague bucal para eliminar las partículas de comida que quedan después de cepillarnos y usar hilo dental.
  • Comer una dieta saludable y limitar los alimentos con azúcares agregados.
  • Reemplazar nuestro cepillo de dientes cada tres meses o antes si las cerdas están separadas o desgastadas.
  • Programar chequeos y limpiezas dentales regulares.
  • Evitar el consumo de tabaco.

Además, deberíamos comunicar a nuestro dentista tan pronto como surja un problema de salud bucal. Cuidar nuestra salud bucodental es una inversión en nuestra salud general.

¿Te gustaría tener una profesión con mucho futuro y muy vocacional? Estudia el ciclo formativo de Grado Superior en Higiene Bucodental en Kapital Inteligente. Titulación oficial homologada por el Ministerio de Educación y Formación Profesional.

 

Kapital Inteligente