Tipos de pruebas para detectar el COVID-19

Jorge Curiel, responsable regional de Salud Laboral

El Gobierno aprobó el 25 de octubre de 2020 el estado de alarma que afecta a todo el territorio nacional. Con esta medida se implantan numerosas restricciones con el objetivo de frenar la propagación del COVID-19. Los contagios aumentan y en estos tiempos de incertidumbre es necesario conocer qué tipos pruebas existen y las razones por las que los sanitarios deciden realizar unas pruebas determinadas. El responsable regional de Salud Laboral, Jorge Curiel, ha explicado en qué consiste cada prueba y qué diferencias existen entre ellas.

¿Qué tipos de pruebas para detectar el COVID existen?

Actualmente tenemos dos tipos de pruebas, las diagnósticas y las epidemiológicas. Las pruebas diagnósticas permiten saber si el enfermo está contagiado detectando el ARN del virus, el código genético, o determinadas proteínas del virus. Las pruebas epidemiológicas nos dicen si el paciente está enfermo o ha estado a través de pruebas serológicas que hacen detección de anticuerpos.

¿Cuándo es recomendable hacer una prueba u otra?

Depende de lo que busquemos. Si lo que buscamos es detectar a personas que están infectadas las pruebas más adecuadas son las de detección de virus, que son la PCR y los test rápidos de antígenos. La PCR es la más valiosa ya que es de una sensibilidad y de una especificidad muy alta y es válida a lo largo de toda la situación, desde que el individuo se contagia hasta que ha pasado mucho tiempo. Esta prueba nos dice si el paciente tiene virus y si puede infectar a los demás. Los test rápidos de antígenos que han salido ahora son eficaces, pero están limitados en el tiempo ya que su positividad es valorable e importante siempre que se haga en las primeras fases de la enfermedad porque necesitan que la carga viral sea muy alta. Si hace tiempo que estás contagiado tu carga viral está disminuyendo y estas pruebas pueden dar falsos negativos.

Si lo que queremos es hacer una evolución del enfermo, las pruebas de anticuerpos nos indican si está o ha estado enfermo y si el paciente ha desarrollado inmunidad, pero no si es capaz de infectar.

¿Cuál es la prueba para detectar el COVID que tiene mayor porcentaje de fiabilidad?

La PCR sin duda porque tiene un 95% de acierto seguro, puede estar cercano al 100% pero en el peor de los casos solo fallaría en un 5%. Esta prueba es muy sensible, muy específica y detecta cargas virales muy pequeñas. La prueba de detección de antígenos del virus tiene la misma efectividad que la PCR si la hacemos en los primeros 5 días porque después pierde efectividad. Las pruebas de anticuerpos nos dicen en qué fase de la enfermedad está el paciente, pero no su carga viral. En el caso de la prevención, lo que buscamos siempre es saber si puede infectar.

Como ha explicado la más utilizada es la PCR. ¿En qué consiste una prueba PCR? ¿Por qué es la más usada?

La muestra se obtiene de la misma forma en la PCR y en los test de antígenos, se hace una toma de muestra nasofaríngea. La toma se hace en la garganta, en la parte alta y baja de la faringe, la toma por la boca es en la parte baja y la toma por la nariz en la parte alta. Los falsos negativos se producían al principio por un fallo en la muestra, ya que para hacer bien la prueba hay que llegar al fondo.

Es la más usada porque es la más fiable ya que te da un positivo con menos carga viral. La de antígenos se va a usar mucho ahora pero solo se debe usar en sintomáticos.

¿En qué consisten las pruebas de anticuerpos?

En la serología se valoran dos tipos de anticuerpos, la IgM y la IgG. La IgM es el anticuerpo que aparece primero alrededor de la primera semana, se va a mantener ascendiendo durante la segunda semana y normalmente desaparece en la tercera, ya que se trata de la respuesta inmediata del organismo a la infección por el virus. Y luego tenemos la IgG que es un anticuerpo que nos defiende más a largo plazo, aparece en la segunda semana, pero puede permanecer durante meses. La IgG es el anticuerpo que verdaderamente nos va a defender.

Si al hacer la prueba la IgM da positiva significa que el enfermo está en la primera fase de la enfermedad, por lo que habría que hacerle una PCR para determinar si es o no contagioso y si puede transmitir el virus. Si esta PCR da positiva el paciente tiene que confinarse, pero si por el contrario da negativa quiere decir que le quedan restos de IgM, pero ya no es contagioso. En el momento que la IgM da negativa y la IgG positiva, el paciente ha pasado el virus y ha desarrollado defensas, pero no sabemos el tiempo que le va a proteger.

¿Cuándo se debe realizar una PCR?

Tienes que realizarte una PCR siempre que creas que has podido tener contacto con alguien contagiado o que pueda estarlo, si estas en trabajos donde haya riesgo o usas de forma habitual el transporte público. Por ejemplo, un maestro debería hacerse pruebas PCR regularmente porque nunca sabe cuándo un niño puede estar contagiado. Son actividades de riesgo como nos pasa a los sanitarios, ya que estás en lugares cerrados donde puede haber gente que tenga COVID y tú no te das cuenta.

Si una persona ha estado en contacto con un positivo y ha dado negativo en la PCR, ¿es recomendable volver a hacer la prueba pasado un tiempo?

Depende, porque si te haces la PCR muy pronto lo normal es que dé negativa porque no ha dado tiempo a que ese virus se replique en ti. Si el contacto lo tienes claro, es mejor esperar 2 o 3 días para hacerte la PCR porque al día siguiente no tienes carga viral suficiente para que aparezca en la prueba ni tampoco para contagiar a nadie.

¿Cómo funciona el test rápido de antígenos?

El test consiste en un soporte que tiene fijados anticuerpos que reconocen las proteínas del virus, que son los antígenos. Al añadir una muestra del paciente si este tiene virus se quedará pegado al anticuerpo que se observa como una línea coloreada, como en los test de embarazo. La muestra del test de antígenos se obtiene por el mismo procedimiento que la PCR. Aparece una línea si es negativo, porque es la línea del control interno del test,  y dos líneas si es positivo, que son la línea del control más la de la unión virus-anticuerpo. Hay que hacerlo en la primera fase de la enfermedad.

¿En qué se diferencia el test rápido de antígenos de la PCR?

La PCR detecta el ARN del virus y los test rápidos de antígenos detectan las proteínas que tiene el virus por fuera. La PCR con poquita carga viral ya lo detecta y en los test rápidos es necesario que haya mucha cantidad de proteínas virales.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =

Start a Conversation

Hi! Click one of our member below to chat on Whatsapp

Ir arriba