Ciclo Farmacia y Parafarmacia

Medicamentos genéricos y medicamentos de marca

medicamentos genericos

Medicamentos genéricos y medicamentos de marca

La mayoría de la población española ha oído hablar de los medicamentos genéricos, sin embargo, este sector representa tan solo un 33% de la industria farmacéutica española. Esta cifra es muy baja si la comparas con la media de 50% o 60% de otros países europeos.

¿Cómo se fabrica un medicamento genérico?

Cuando el laboratorio farmacéutico descubre un nuevo medicamento principio activo, se le conceden 20 años de patente. Una vez vencido ese plazo la patente expira y otros laboratorios pueden fabricar este medicamento, que como no es el de marca, lo llamamos medicamento genérico. Estos medicamentos tienen la misma calidad, seguridad y eficacia que el medicamento de marca, pero son más económicos ya que la inversión en I+D ya se ha realizado y recuperado.

Para reconocer los medicamentos poseen el nombre del principio activo seguido de las siglas EFG que significan, Equivalente Farmacéutico Genérico. Además, es el Ministerio de Sanidad el que autoriza y avala un medicamento genérico, mientras que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios lo evalúa.

El medicamento genérico es igual al medicamento de marca, aunque a veces tenga una forma, tamaño o color diferente, y eso no les hace menos eficaces, ya que contiene el mismo principio activo.

¿Son más más baratos los medicamentos genéricos que los de marca?

Desde nuestro punto de vista, queremos dejar claro que el proceso de fabricación de los genéricos es más barato pero cuando está prescrito por el facultativo, el precio está marcado por sanidad, no es que el genérico sea más barato que el de marca, es que para que esté financiado deben ajustarse al precio marcado por el ministerio y al final ambos, genérico y marca están al mismo precio.

En conclusión: los genéricos «han obligado» indirectamente a las marcas a bajar su precio.

¿ Pueden ser genéricos todos los medicamentos?

Todos los medicamentos, una vez que ha cadudado la patente, pueden ser genéricos. Los más abundantes son los que tratan leves dolencias, aunque también hay genéricos con un mayor desarrollo científico y complejo que están indicados para enfermedades como el cáncer o trasplantes, etc.

¿Es igual el excipiente de un medicamento de marca que el de uno genérico?

Los excipientes son sustancias que no poseen una actividad farmacológica y que son utilizados para facilitar el proceso de fabricación y de absorción de un principio activo. Los utilizados en los medicamentos genéricos pueden variar con respecto a los de marca por dos razones:

  1. Como el medicamento genérico es desarrollado más tarde que el medicamento de marca, es posible que durante ese tiempo incluso se hayan incorporado en el excipiente avances tecnológicos, etc. Un ejemplo podría ser mejoras para personas intolerantes a la lactosa, la sacarosa, el gluten en celíacos, etc. Esto refuerza la calidad de estos medicamentos genéricos.
  2. A veces el uso de algunos excipientes está patentado por el laboratorio de marca y esto hace necesaria la búsqueda de una alternativa inocua.

En conclusión, la calidad de los medicamentos genéricos está altamente contrastada, de hecho deben cumplir con las normativos europeas y con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. La cual afirma que las garantías de calidad químico-farmacéuticas de los medicamentos genéricos y de marca son idénticas.

Farmacológica y farmacocinéticamente ambos medicamentos genéricos y de marca, deben cumplir los mismos requisitos,  donde aparece el conflicto es en el precio.  Sanidad lo resuelve marcando un tope de financiación al que deben ajustarse si quieren ser financiados.

Importancia del Consumo responsable

Debemos tener en cuenta el consumo responsable de medicamentos, ya sean genéricos o de marca. Por otro lado tener en cuenta que si mezclamos fármacos incompatibles puedes aparecer reacciones adversas, interacciones entre fármacos, intoxicaciones. Así mismo, mucha precaución con la automedicación, con no cumplir las pautas que nos recetan los facultativos y con almacenar medicamentos sin tener cuenta su conservación y su fecha de caducidad.
Es este sentido, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad recomienda tener en cuenta las siguientes consideraciones:
– Es peligroso tomar los medicamentos recetados a otras personas y compartir con otras los medicamentos que le han recetado a uno mismo.
– Que un medicamento haya ido bien una vez, no significa que en la próxima también lo será.
– Ningún medicamento es inocuo.
– No se deben acumular medicamentos sin usar. El acumular medicamentos tiene el peligro de no conservarlos bien o de no controlar su caducidad adecuadamente.

Ya sabes que en Kapital Inteligente te ofrecemos la posibilidad de conseguir tu titulación oficial en Técnico en Farmacia y Parafarmacia.

kapital